1922 Con don Jacinto Benavente

Viajes por el interior, larga temporada teatral en el Teatro Empire y actuaciones en el ex Esmeralda y el San Martín caracterizaron esta temporada, pero lo más saliente del año fue el homenaje que prestigiosos literatos le brindaron en ocasión de la visita a Buenos Aires de don Jacinto Benavente.

Arribó a nuestro país un ilustre visitante, don Jacinto Benavente, y la ocasión fue propicia para que el eminente hombre de letras conociera a fondo a los máximos exponentes artísticos de nuestra ciudad. Entonces, junto con prestigiosos literatos como Alberto Novión, José González Castillo, Ezequiel Soria, Conrado Nalé Roxlo y Julio Escobar, se decidió homenajearlo con la presencia del dúo Gardel-Razzano. La velada no pudo ser más positiva para Benavente, quien tuvo la posibilidad de conocer a nuestros destacados intérpretes. El dúo entonó algunos temas criollos y cuando fue el turno de Gardel, los tangos amenizaron la velada, realizada en mayo de este año en el Colegio Internacional de Olivos.

Este fue el hecho saliente del año, iniciado por ambos con algunos viajes al interior. Como era norma en la casa Glücksmann, Gardel y Razzano se trasladaban a diversas localidades para promocionar la venta de discos. Cumplieron así con las disposiciones de la empresa Odeón, que por otra parte les cedió a los intérpretes cada vez más derecho a grabar. Hasta ese momento, fue el año que en más ocasiones registraron sus voces manteniendo siempre la primacía Gardel en los solos, aunque algunos registros fueron realizados a dúo.

Iniciaron la temporada teatral más prolongada del año en el teatro Empire el 30 de junio. Allí compartieron cartel con la cancionista Pierrette Fiori y la bailarina Carmelita Delgado. Las actuaciones se extendieron hasta el 15 de agosto. Antes se habían presentado en el teatro Argentino en una función a beneficio de don Arturo De Nava, donde interpretaron, en un entreacto de la obra “Un gran señor” (de Ricardo Hicken) diversos temas criollos.

El 29 de agosto actuaron en el ex Esmeralda, que adquirido por el empresario Humberto Cairo, pasó a denominarse Maipo. Como siempre, acompañaron a la dupla vocal los guitarristas Ricardo y Barbieri. En la ocasión, la presentación la realizaron junto con la orquesta de Roberto Firpo. Las actuaciones terminaron el 13 de setiembre.

El 16 de ese mismo mes, en el teatro San Martín, un festival extraordinario dio lugar a un encuentro no menos extraordinario organizado por la Sociedad Argentina de Empresarios Teatrales (con el objeto de recaudar fondos para la caja de socorros de la Unión Argentina de Actores). José González Castillo dirigió un fragmento del “Martín Fierro”, interpretado por la compañía de Muiño y Alippi que se completó con la presencia del concertista de guitarra Mario Pardo, de la cancionista Linda Thelma, del dúo Gardel-Razzano y de los actores Ignacio Corsini y José Cicarelli. Presumiblemente, fue la primera vez que Gardel y Corsini, máximos cultores de nuestro cancionero, coincidieron sobre un escenario. La velada culminó con la interpretación del pericón nacional, a cargo de los protagonistas.

Durante los últimos meses, los cantores cumplieron nuevamente con los compromisos de la casa grabadora. Una de las ciudades visitadas fue Rosario, a la que llegaron en noviembre.

[maxbutton id="1" url="https://fundacioncarlosgardel.org/biografia/#1922"]
TRANSLATE »
CONTENIDO PROTEGIDO