«Todo lo que está en el orden lógico de la materia y del espíritu, en el giro moral y natural del tiempo, en el desarrollo continuo de la vida, según las leyes inmutables que la gobiernan, merece el nombre de suceso.»

AUSPICIAN